Sor Josefa Menéndez a lo largo de su vida tuvo varias visiones espeluznantes del infierno que nos sirven para caer en la cuenta de la gravedad de la condenación eterna y de que la eternidad no es ninguna broma. Hasta cien veces visitó el infierno y cada una de ellas el tiempo le pareció una eternidad, sufría terriblemente con la diferencia de que ella no maldecía a Dios.

Iremos dando en próximos entregas audios espectaculares donde cuenta sus visiones con todo lujo de detalles y cómo el demonio se alegra de los placeres desordenados de las almas, aunque aparentemente sean inofensivos.

De momento baste con dos ejemplos:

Vio a un sacerdote en el infierno por el mero hecho de haber asistido a espectáculos frívolos después de celebrar la Santa Misa. Nosotros no caemos en la cuenta de ello, pero con frecuencia podemos caer en ello y salimos del espectáculo tan tranquilos. Bien es cierto, que era un sacerdote y tenía más obligación de dar ejemplo y su conducta era motivo de escándalo. Aunque nuestra alma está igualmente en peligro en según que lugares que no edifican a la moral católica.

También cuenta de una niña en el infierno por el hecho de leer novelas sensuales. Nos tomamos la vida a broma y el pecado está muy presente en nuestra vida y no le damos importancia. Vivimos como si nunca hubiéramos de morir y la muerte puede sorprendernos en cualquier momento.

Tengamos presente vivir siempre en gracia de Dios y sepamos privarnos de aquellos placeres que ofenden a nuestro Señor y a la Santísima Virgen, que tanto sufren por los pecados de la humanidad.

Y pidamos por la santidad y perseverancia de los sacerdotes, hoy más tentados que nunca.

Oración para pedir la santidad de los sacerdotes

Oh Redentor Nuestro, acepta vivir en los sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos por tu gracia ministros de tu misericordia, obra a través suyo, y haz que, imitando fielmente tus virtudes, se revistan en todo de Ti, y actúen en Tu nombre y con la fuerza de tu Espíritu. Contempla, Señor Jesucristo, cuántos son todavía los que duermen en las tinieblas del error, cuántas son las ovejas que caminan al borde del precipicio. Dirige tu mirada a tantas y tantos pobres, hambrientos y débiles, que lloran en medio de su soledad. Vuelve Tú a nosotros por medio de tus sacerdotes. Muéstrate en ellos y, obrando a través suyo, recorre el mundo de nuevo, enseñando, perdonando, santificando y renovando los lazos de amor entre tu Corazón divino y nuestros pobres corazones. Amén.

Preces para pedir sacerdotes santos

V. Para conseguir el perdón de los pecados,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que no nos falte la Sagrada Eucaristía,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que prediquen a Cristo, y a éste crucificado,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que den testimonio de la Verdad,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que los niños conserven la Gracia,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que la juventud conozca y siga a Cristo,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que los mayores conformen sus vidas según la Ley de Dios,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que tengamos hogares cristianos,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que en nuestros pueblos se viva la unión y la caridad cristiana,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que los enfermos reciban los auxilios espirituales,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros,
R. Señor, danos sacerdotes santos.

Santa María, Madre de la Iglesia, Reina de los Apóstoles, alcánzanos del Señor muchos y santos sacerdotes. Así sea.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorIMPRESIONANTE: Pruebas del perfume sobrenatural del Padre Pío
Artículo siguiente¿Qué diferencias hay entre satanismo y luciferismo?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica