El integrismo islámico sigue espantando al mundo con casos bochornosos contra los derechos más fundamentales del ser humano, aunque suelen ser silenciados por la prensa del sistema en la mayoría de los casos, puesto que consideran islamofobia cualquier denuncia relacionada con esta religión

Una joven cristiana de 15 años de edad, llamada Neha Masih, fue forzada a convertirse al islam para casarse a la fuerza con un hombre pakistaní que la triplica en edad. Le amenazaron con asesinar a su hermano menor si no accedía a sus deseos.

Imran la golpeó y la violó obligando a la joven a convirtirse a la fuerza al islam y a cambiarse el nombre a Fátima. Finalmente la joven Neha se casó con el hombre de 45 años, aunque tras el matrimonio escapó de casa a la primera oportunidad que tuvo.

Los familiares de la joven intentaron en vano presentar una denuncia, mientras que Imran denunció a los padres de Neha por esconder a su esposa, algo que prohíbe el islam.

Finalmente la policía aceptó la denuncia gracias al apoyo de diferentes grupos cristianos.

El P. Saleh Diego, director de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, dijo : “estamos convencidos de que lograremos que se haga justicia. Pedimos al primer ministro del país que vele por los derechos de las religiones minoritarias.