Cristo lo tiró del caballo, pero desgraciadamente antes tuvieron que caer las Torres Gemelas de Nueva York. Muchas personas no creen por el misterio del mal en el mundo. Dicen: “Si Dios es tan bueno, ¿Por qué permite eso?” La respuesta católica es que Dios no quiere el mal, pero lo permite porque el hombre es libre y puede hacer un mal uso de su libertad. Y también afirma que de los grandes males Dios saca grandes bienes, como es el caso que les vamos a contar a continuación.

Gary Alan Sinise es uno de los personajes más famosos de Estados Unidos, tanto por su participación en importantes películas como en las series más populares del país. Todo el mundo le recuerda por su memorable actuación en Forrest Gump, que si bien no fue una obra maestra, quedó en el imaginario colectivo de una generación. Pero, ¿Qué hay detrás del actor?

Él lo tenía todo, había triunfado y por eso quizás creía que no necesitaba a Dios. No era creyente, a pesar de que su mujer se había convertido a la fe, pero era reacio a hacer ese camino con ella. Su esposa rezó por él y Dios le concedió la gracia de la conversión.

Fue a raíz del famoso atentado de las torres gemelas cuando el Señor salió a su encuentro y le tocó el corazón. Viendo las imágenes en televisión le impactó mucho el testimonio del sacerdote Mychal Judge, capellán del cuerpo de bomberos, que perdió su vida en las Torres, mientras ayudaba a las víctimas del atentado. Un testimonio impactante que de una forma misteriosa iluminó la luz interior de su alma.

Era el año 2001 y a partir de ahí el actor inició un lento y largo proceso de conversión hasta que en la Navidad del año 2010, quiso comunicar la noticia a su familia, pues se había estado formando para pertenecer a la Iglesia Católica.  “La Iglesia ha sido una roca para mí y para mi familia en los momentos difíciles y de mucha oscuridad”, declaró Sinise.

Church Pop