El cardenal Konrad Krajewski, limosnero del papa Francisco, acaba de protagonizar uno de los episodios más llamativos de las últimas semanas, pues ha saltado a la palestra por solidarizarse con un grupo de casi 500 ocupas que viven hacinados en un edificio abandonado en la capital italiana.

Recientemente el edificio se quedó si luz, la cortaron porque la deuda ascendía a 300.000 euro. Los inquilinos llevaban varios días protestando sobre su precaria situación, bajo el lema “sin luz no se vive”.

El cardenal Konrad Krajewski, encargado de las obras de caridad del pontífice, conmovido por la situación se presentó en el edificio para solucionar el problema él mismo, pues además tenía conocimientos de electricidad.

Krajewski fue a la sala de contadores, precintados por la autoridad competente, y reactivó la corriente eléctrica, asumiendo él toda la responsabilidad.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, criticó la decisión y retó al limosnero a pagar los recibos atrasados. “Cuento con que el limosnero del papa, que ha reactivado la corriente de un edificio ocupado en Roma, pague los 300.000 euros de facturas atrasadas

¿Qué opinan ustedes? ¿De qué parte están?

2 Comentarios

  1. No me gusta la demagogia. En la foto aparece junto con gente musulmana. Que yo sepa la verdadera caridad es ayudar a los demás a salvar su alma. Pensar que sólo lo material es lo importante (en este caso en cuanto a bienestar social), es teología de la liberación. En Escandinavia a nadie le falta lo material, pero son países que chapotean en el más abyecto pecado, y millones de almas de la “desarrollada” Europa van seguramente al infierno al morir. Prefiero no tener energía eléctrica y rezar el rosario en familia e ir a misa que tener de todo y no creer en nada.

    ¿A qué se dedica esta gente de la jerarquía? ¿al socialismo de pacotilla sin evangelizar ó a salvar almas para Dios?. La cuestión no es si hay gente en Europa que todavía no se ha vuelto clase media sociológica, sino por qué nuestros países se han descristianizado y por qué tantas almas caminan al infierno. La pregunta no es sólo si esa gente carece de luz eléctrica, sino sobre todo por qué están en un país que no es el suyo y con una religión y una cultura diferentes a la suya, y si su presencia se debe a negligencia política ó incluso a una conspiración para hacer daño a Europa y al cristianismo. Basta de demagogias y de teologías de la liberación…

    Se nota que estos “jerarcas” son gente que sin fe y que se esconden en el buenismo y la falsa solidaridad para esconder su vacío espiritual interior. No creen en Dios ni en la Iglesia y se aferran al clavo ardiendo de la fraternidad mundial (pero sin CRISTO). Es la nueva “religión” del anticristo, Fraternidad humana sin Dios, según Monseñor Fulton Sheen, que lo predijo hace más de 70 años. Hemos pasado de Dios hecho hombre al hombre que se hace Dios en un humanismo idólatra.

  2. Ya lo dijo nuestro Señor, incluso los elegidos podrán ser engañados. Son mentiras muy sutiles, llenas de añagazas y retorcidas trampas que apelan a nuestros buenos sentimientos, y que tocan el corazón de muchos… peron que esconden un veneno mortal.

    Todo lo que no sea CRISTO no nos vale; ó Dios ó nada, y Jesucristo es Dios. Sólo en la Iglesia católica hay salvación. Los Diez mandamientos son de origen divino, y nadie se los puede saltar. Rendir culto a Dios es el primer mandamiento, y hay que rendirle culto en la Iglesia católica, única manera querida por Dios. Hay que amar al prójimo como a uno mismo (por lo tanto lo más importante es evangelizarle y avisarle de que hay Juicio, Cielo e infierno), pero ANTES hay que amar a Dios sobre todas las cosas, más que a uno mismo. Y amar a Dios incluye necesariamente cumplir los 10 mandamientos y ayudar a los demás a cumplirlos. También hay que proclamar la buena nueva y decir a todos que Jesucristo es Dios, y que es nuestro Salvador desde Su muerte en la Cruz y que ha resucitado, y que volverá en toda Su gloria a JUZGAR a vivos y a muertos. Que si nos bautizamos y somos fieles tendremos vida eterna, y que si no lo hacemos nos condenaremos. Que la Nueva Alianza es la de Su Misericordia, pero que es necesario el arrepentimiento y cambio de vida. Somos católicos (casi nada), no caigamos en la trampa por favor.

Comments are closed.