En el avión que iba a Bulgaria, una periodista española obsequió al Papa con una caja con diminutos sacos de tierra de las regiones españolas.

Seguidamente le recordó que dentro de dos años será Año Santo Compostelano y se cumplirán 500 de la conversión de San Ignacio…».

Francisco le contestó con sentido del humor: «¿Lo dice para que el Papa se convierta?»,dijo sonriendo: «vale, prometo que lo voy a pensar».

Solo podrá viajar cuando tenga una invitación formal del gobierno español y de la conferencia episcopal, que todavía no se han producido. Anteriormente ya había dicho que vendría a España cuando haya paz.