Cuando los restos mortales de Padre Pío fueron exhumados se comprobó que “el cuerpo estaba casi intacto”