Recientemente falleció a los 81 años Jean Baptiste Le Dang Niem, cura muy valorado por los fieles de Vietnam por haberse enfrentado durante años y de manera muy brava a la dictadura comunista, que se rindió a la hora de intentar expropiar la parroquia.

Los parroquianos conservan un gran recuerdo del sacerdote que sabía como defender a sus ovejas hasta dar la vida si hubiese sido necesario.

Cuando los dirigentes marxistas querían derribar los colegios que regían las religiosas el Padre Niêm estuvo junto a ellas en su silla de ruedas. A mucha gente se le quedó la imagen del Padre anciano rezando bajo la lluvia desde su silla de ruedas. Y Dios escuchó la oración porque finalmente los comunistas desistieron de su objetivo contra todo pronóstico.

Al término de la Misa Crismal de este año Mons. Joseph Do Mạnh Hùng, Obispo Auxiliar, anunció con alegría a los fieles que el gobierno comunista había decidido que la parroquia y los edificios anexos no se derriben al tratarse de patrimonio histórico.

El P. Neim, que acogió la noticia con mucho gozo, pareció ver cumplida su misión y poco después partió para la casa del Padre. Descanse en paz y pedimos oraciones por el alma de un sacerdote.

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Qué hacer si nos insulta un protestante?
Artículo siguiente8 millones de niños desaparecidos el año pasado para rituales satánicos
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica