En un mundo cada vez más complicado y lleno de desesperanza en muchos casos, siempre surgen testimonios valientes de católicos coherentes que con sus buenas acciones nos animan a seguir luchando en este valle de lágrimas. Es el caso del joven Kendrick Castillo, que quienes lo conocieron, dan fe de que era un católico ejemplar. Fue la única víctima mortal del reciente tiroteo de Denver. Podían haber muerto muchos más sino hubiese sido por su acción heroica.

Kendrick se hallaba en clase en una escuela de Denver cuando irrumpió en el aula un estudiante armado, llamado Devon Erickson, que empezó a disparar. Hendrick no se lo pensó dos veces y se abalanzó sobre Devon, lo que permitió que los otros estudiantes pudieran huir y salvar la vida, siendo él la única víctima de los disparos.

El heroico alumno estaba a punto de graduarse siendo muy aficionado a las materias científicas. Ante todo era un muy católico como afirma la Hna. Loretta Gerk, profesora que lo conocía muy bien. Era un miembro de los Caballeros de Colón muy activo tanto en las celebraciones litúrgicas como en las obras de servicio.

A nadie sorprendió su heroica acción, pues era una persona que siempre estaba dispuesta a servir y a sacrificarse por los demás. Recemos por él, para que Cristo, que dijo que nadie tiene amor más grande que el que da su vida por sus amigos, acoja su alma.

Recomendación del alma

AVANZA O ALMA CRISTIANO,
de este mundo,

En el nombre de Dios Padre Todopoderoso,
quien te ha creado,

en el nombre de Jesucristo, Hijo del Dios Vivo,
quien sufrió por ti,

en el nombre del Espíritu Santo,
quien fue derramado sobre ti;

en el nombre de los Ángeles y Arcángeles;
en el nombre de los Tronos y Dominaciones;
en el nombre de los Principalidades y Poderes;
en el nombre de los Querubines y Serafines;

en el nombre de los Patriarcas y Profetas;
en el nombre de los santos Apóstoles y Evangelistas;
en el nombre de los santos Mártires y Confesores;
en el nombre de los santos Monjes y Ermitaños;

en el nombre de la Santa Virgen María
y todos los Santos de Dios;
que tu lugar en este día sea de paz,
y tu albergo sea el santo Sión,
A través del mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén

También te puede interesar...

Artículo anteriorUn padre viudo sigue a su hijo en el camino del sacerdocio
Artículo siguienteEl DIABLO te puede SANAR, pero te COBRA “TODO”. No consultar BRUJOS ni ESPIRITISTAS…
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica