Afortunadamente  en los países integristas musulmanes muchos de sus crímenes y atrocidades contra cristianos empiezan a ser juzgados como el caso que les contamos a continuación, aunque esto todavía es la excepción más que la norma. Y hay que tener en cuenta que el objetivo es que no se produzcan jamás estas atroces matanzas por el hecho de creer en Cristo.

Recientemente un tribunal de Pakistán condenó a muerte de tres musulmanes acusados de quemar vivos a un matrimonio cristiano por haber blasfemado supuestamente. Cosa que el falsa según apuntan todos los indicios.

La decisión tiene lugar 5 años después que Shama Bibi, de 24 años, y Sajjad Maseeh, de 27, fueran apaleados y echados al fuego a un horno ardiendo a gran temperatura. Una muerte bárbara y cruel en la que años después sus culpables pagan ante la justicia su atroz crimen con la pena capital.

A los dos miembros del matrimonio les partieron las piernas para que no escapasen. Fueron quemados totalmente y solo quedaron los huesos y el calzado.

El matrimonio tenía cuatro hijos, todos de corta edad. En el momento del crimen la madre estaba embarazada.

El P. James Channan, Director Ejecutivo del Centro de Paz en Lahore, dijo que el crimen ofende a la justicia, los derechos humanos, la dignidad humana, la civilización, y es contrario al Estado de Derecho”, y por ello hizo un llamado a las Naciones Unidas para que intervenga.