Reflexión sobre el uso de amuletos y sus consecuencias con una breve oración para implorar al buen Dios para que nos ayude con nuestros pecados

También te puede interesar...

Artículo anteriorTercer Secreto de Fátima, ¿Misterio sin resolver?
Artículo siguiente¿Por qué muchas mujeres han perdido el deseo de ser madres?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica