Ilenia es una joven italiana que siempre quiso ser policía y en ello puso toda su esperanza e ilusión hasta que en Medjugorje tuvo una experiencia que cambió por completo su vida y sus planes.

Llegó a ingresar en el prestigioso cuerpo de los Carabiniere, la policía italiana, donde pudo realizar con alegría su vocación al servicio del ciudadano. Su ejemplo era la Santísima Virgen: “Mi modelo era la Patrona del Cuerpo, María la mujer fiel absoluta, por su ejemplo de entrega generosa”

En junio de 2018 tuvo la necesidad y la inquietud de peregrinar a Medjugorje con el Ejército y un capellán castrense. Su vida estaba llena y plena, pero a la vez sentía que le faltaba algo, un llamado a una mayor plenitud, era difícil de explicar.

En el viaje conoció a las Misioneras de la Revelación Divina y estando en Medjugorje, rezando el Rosario descubrió que había otras formas más plenas de servir al prójimo y le vino de repente idea de ser religiosa. Le impactó la felicidad plena que dibujaban los rostros de las misioneras.

Ya en Italia empezó a reflexionar sobre la posibilidad de dejar la Policía e incorporarse a la vida conventual para vivir una vocación de entrega que le llenase totalmente.

Se iba dando cuenta de que su llamado estaba en las Misioneras de la Revelación Divina, cuya vocación está totalmente entregada al servicio.

Se armó de valor y se dispuso a dejarlo todo y a ingresar en la casa de esta congregación en la capital de Italia. El padre Enzo Genova, su director espiritual, afirmó: “Ilenia es una muchacha que había logrado todo lo que podía desear: un trabajo fijo, un buen salario, portar el uniforme que ama. Pero el Señor quiso llamarla a algo más y ella seguirá sirviendo a los demás de otra forma más perfecta”.