Últimamente grandes celebridades empiezan a confesar públicamente su fe católica, algo que hasta ahora practicaban de manera privada y discreta. Quizá ha llegado el momento de dar testimonio, teniendo en cuenta lo mal que está el mundo y que su testimonio puede ayudar a otras personas.

Hoy más que nunca se necesitan testigos del Evangelio. Mucha gente argumenta que muchos de los actores que confiesan su fe no son santos. ¿Y quien lo es? Todos somos pecadores y lo que debemos hacer es determinarnos firmemente con determinada determinación a la santidad.

En esta ocasión la persona que que ha declarado públicamente su catolicidad ha sido la famosa actriz Nicole Kidman.

Afirma en una entrevista a  Vanity Fair  que no tiene miedo en manifestar su fe. Tiene fe en Dios, aunque sus amigos le incomodan por eso.

Kidman contrajo matrimonio conel músico Keith UrbanVan juntos en familia a Misa y así educan en la fe a sus hijos.

Si tiene fe es gracias a que se la inculcó un familiar muy querido: “Mi abuela era muy creyente y me enseñó a conocer la Iglesia Católica y a rezar y eso me hizo bien en la vida”, añade.

Procura en ser coherente con su fe y se esfuerza por no juzgar al prójimo, algo que también le inculcó su padre.