Una nueva iglesia que se incendia, vamos que es lo más normal que una iglesia se queme fortuitamente. Y por eso como es normal, últimamente se están quemando varias por accidente, desde Notre Dame en París a otras muchas. Cuando vayan a Misa sería conveniente que llevarán un extintor, pues nunca se sabe lo que puede pasar.

Recientemente se produjo un gran incendio que destrozó completamente la parroquia de San José en la localidad de Phoenix, Estados Unidos. Afortunadamente no hay que contar desgracias personales, ni siquiera un solo herido, pues el incendio se produjo, por causas que se desconocen sobre las 12 de la noche y no se apagó hasta el amanecer del día siguiente.

Varias decenas de bomberos se tuvieron que emplear a fondo para apagar el incendio, aunque no pudieron hacer nada para evitar la destrucción de la iglesia. Además se da otra curiosa casualidad la Iglesia estaba dedicada a San José y se quemó coindiciendo con la fiesta del Santo Patriarca y Patrono de la Iglesia Universal.

Los Bomberos de esta localidad del Estado de Arizona está investigando las causas del incendio, aunque como suele pasar en estos casos la investigación no aportará nada relevante. Se ha creado una cuenta para ayudar a reconstruir el templo. AQUÍ.

 

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Por qué no es correcto que las mujeres ayuden en Misa como monaguillas?
Artículo siguienteEl Papa Francisco acusado de herejía por un grupo de sacerdotes y académicos
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica