Impresionante Rosario por los sacerdotes que pertenecen a la iglesia purgante. Les animamos a rezarlo.

“Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí HASTA QUÉ no hayas pagado el último céntimo.” ( Mateo 5,25-26) Los que mueren en gracia y amistad de Dios pero no perfectamente purificados, sufren después de su muerte una purificación, para obtener la completa hermosura de su alma (Catecismo 1030)