Cada cierto tiempo nos llegan noticias muy positivas y alentadoras a favor de la vida que nos dan esperanza y consuelo en medio de un mundo dominado por la cultura de la muerte.

Una bebé estadounidense nació con sólo 21 semanas de gestación y logró sobrevivir contra toda esperanza desafiando lo que la medicina enseña, pues con este tiempo es realmente díficil que sobreviva. Hoy ya ha cumplido 3 años y es una niña muy sana. La madre Courtney Stensrud afirma con toda la razón que es un “bebé milagro” y un motivo para dar gracias a Dios.

Con esto se demuestra que el bebé antes de nacer no es un conjunto de células como nos quieren hacer creer, ni un simple ser vivo como dijo una ministra española, sino un ser humano que incluso puede sobrevivir con solo 21 semanas de gestación.

Las autoridades sanitarias especializadas en neonatos de los Estados Unidos afirman que generalmente “los niños que nacen con tanta antelación (sobretodo con menos de 32 semanas) tienen un gran riesgo de fallecer o de tener muchas complicaciones de salud.

Hoy en día los médicos consideran que el niño es viable, a partir de las 24 semanas de embarazo. La edad ideal aconsejada para el nacimiento es a partir de las semana 39.

La bebé Stensrud, según indica la revista  Academia Americana de Pediatras, “puede ser la bebé más prematura que ha logrado sobrevivir”.