Una nueva misionera española ha sido asesinada en el mundo con lo que se demuestra que llevar el Evangelio al mundo entero comporta sus riesgos teniendo en cuenta la violencia y conflictos armados que hay en muchas países del mundo.

Inés Nieves Sancho fue asesinada en República Centroafricana. Nacida en Burgos formaba parte de las Hijas de Jesús y llevaba casi un cuarto de siglo ayudando a los más pobres del país africano.

Unos desconocidos irrumpieron de noche en su habitación y la llevaron a una sala contigua donde acabaron con su vida sin conocerse los motivos, pues era una religiosa muy bondadosa, cuya vida estaba entregada al servicio de los demás, casi siempre con una sonrisa.

El prelado del lugar Mons. Aguirre declaraba a Linterna” con Ángel Expósito, Aguirre ha señalado que entraron a su habitación “personas indeseables, la sacaron de la cama y el lunes la descubrieron casi decapitada. No se sabe por qué. Este martes ya ha sido enterrada”, ha contado.

Pese a este terrorífico crimen, el obispo afirma que los misioneros que están en la zona no tienen miedo porque en el fondo están abandonados en el Señor.