Espectacular historia la que narra el P. Santiago Quemada en su magnífico blog Un sacerdote en Tierra Santa:

Acontenció el 14 de julio de 2007. El franciscano Abuna Nirwan fue a visitar a su familia en Irak y fue hecho prisionero por el estado islámico que enseguida decidió acabar con su vida y ejecutarlo en un vídeo grabado como desgraciadamente suele ser habitual. El religioso, como humano, que es sintió miedo y se encomendó a Dios preparándose para morir.

Cuando estaban a punto de degollarlo sucedió un hecho extraordinario que habla bien del poder de Dios y de como sigue siendo el dueño y Señor de la Historia, actuando en favor de sus hijos fieles.

El ejecutor tomó su cabeza con su mano, le sujetó el hombro con fuerza, y levantó el cuchillo para degollarle, aunque de repente una fuerza misteriosa impidió que el verdugo pudiese mover el brazo.

Tras unos momentos de incertidumbre y suspense me preguntó : “¿Quién eres?” Yo contesté: “Un religioso”. Y él réplico: “¿Y por qué no puedo bajar el cuchillo? ¿Quién eres?“. Y ya, sin dejarme contestar me dejó en libertad.

“A partir de aquel día ya no temo morir. Sé que tarde o temprano moriré, pero tengo la certeza que será cuando se me quiera llevar. Desde entonces no tengo miedo a nada ni a nadie. Lo que me suceda será porque es voluntad de Dios, y Él me dará la fuerza para acoger su Cruz. Lo importante es tener fe. Dios cuida a los que creen en Él”.

Artículo publicado originalmente por Religión en Libertad

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Qué oración hace el exorcista para saber si la persona está poseída?
Artículo siguiente¿Qué quiere decir exactamente que Cristo descendió a los infiernos?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica