Aunque este tipo de noticias no suelen salir en los grandes medios es bueno hacerse eco de ellas, puesto que el mundo sobrenatural está muy presente en los acontecimientos cotidianos de cada día. María Santísima siempre cuida de sus hijos más fieles como podemos ver a continuación.

José Páez ha logrado sobrevivir a un brutal tiroteo merced al Rosario que siempre llevaba consigo. Permaneció unos quince días el hospital a causa los cuatro disparos que recibió, que le obligó a ser intervenido varias veces.

De profesión guardia de seguridad estaba en el barrio de La Lomita de Ñemby esperando a su hijo que salía a altas horas de las noche de la Universidad.

Sobre las 10 de la noche dos delincuentes en moto le apuntaron con sendas armas con objeto de atracarlo. Tras negarse y sacar su arma logró que salieran huyendo, aunque le alcanzaron 4 balazos: en la cabeza, en la cadera, en el brazo y -en el pecho. El Rosario que llevaba colgado al cuello amortiguó milagrosamente una bala que hubiese sido mortal e iba directamente al corazón.

José, que es gran devoto de la Virgen, está convencido de que la Virgen le salvó la vida. Es curioso que lamenta que el Rosario quedará dañado, cuando realmente fue el escudo protector que le salvó la vida.

Les invitamos a rezar una preciosa oración pidiendo la protección de la Virgen en todo momento y circunstancias.

María Santísima guerrea a mi lado por los que desean hacerme daño; que tu pecho virginal sea mi escudo, tus manos fuentes de agua pura detengan a mis enemigos, tus ojos luces poderosas los alejen, tus palabras amorosas paralicen cualquier obra maléfica contra mi y mi familia. Tu Corazón Inmaculado me sostenga, tus pies benditos derroten al enemigo que me acecha.