El padre Patrick Peyton conocido en todo el mundo como “el sacerdote del Rosario”, fundador de la “Cruzada por el Rosario en Familia” y autor de frases tan conocidas como “Familia que reza unida, permanece unida” y “Un mundo en oración es un mundo en paz”; se encuentra en proceso de beatificación.

Esto más que ser una frase hecha, es una realidad que se puede comprobar en multitud de hogares. No conozco ninguna familia que rece el Rosario en casa que se haya separado. Esto se cumple siempre, salvo que lógicamente dejen de rezar como sucede desgraciadamente que muchas familias abandonan por dejadez o pereza esta santa costumbre y dejan de recibir todas las bendiciones que la Virgen promete.

El Rosario junto con la Eucaristía son las dos armas más poderosas para resistir las fieras acometidas del mundo, el demonio y la carne. Los enemigos del alma de siempre, que no son una casa del pasado, pues aunque ya la gente no crea tanto en ello, siguen ahí buscando nuestra perdición.

Recuperemos la santa costumbre de rezar el Santo Rosario en nuestros hogares. El mundo moderno lo hace difícil, pero siempre se puede encontrar un momento por la noche antes de acostarse. Basta dejar de ver esa caja tonta que es la televisión o mucho mejor si es posible no tenerla. Conozco muchas familias que han quitado la televisión de sus hogares y es una casa de paz y de oración.