Les animamos a encomendar la salud del Padre Nelson Medina a Nuestra Madre del Cielo, que ella es Madre de los sacerdotes y vela por ellos.

Pensemos la importancia de rezar por nuestros sacerdotes, ya que ellos tanto hacen por las almas. Además tratar con respeto a un sacerdote, por lo que representa, es signo de salvación.

Oh Virgen María, Salud de los enfermos,
que has acompañado a Jesús en el camino del Calvario
y has permanecido junto a la cruz en la que moría tu Hijo,
participando íntimamente de sus dolores,
acoge nuestros sufrimientos y únelos a los de Él,
para que las semillas esparcidas durante el Jubileo
sigan produciendo frutos abundantes en los años venideros.

Madre misericordiosa, con fe nos volvemos hacia Ti.
Alcánzanos de tu Hijo el que podamos volver pronto,
plenamente restablecidos, a nuestras ocupaciones,
para hacernos útiles al prójimo con nuestro trabajo.
Mientras tanto, quédate junto a nosotros en el momento
de la prueba y ayúdanos a repetir cada día contigo nuestro “sí”,
seguros de que Dios sabe sacar de todo mal un bien
más grande.

Virgen Inmaculada, haz que los frutos del Año Jubilar
sean para nosotros y para nuestros seres queridos,
prenda de un renovado empuje en la vida cristiana,
para que en la contemplación del Rostro de Cristo Resucitado
encontremos la abundancia de la misericordia de Dios
y la alegría sin fin del Cielo.
Amén!

1 Comentario

  1. Que triste ver que un católico usa nombre muy posiblemente inspirado en un enemigo de la España tradicional, seguramente de forma inocente. Y persona consagrada. Lo típico es ponerse el nombre de un santo al tomar hábito. Que se recupere pronto y piense en añadirse al menos otro nombre.

Comments are closed.