La Virgen en Fátima realiza una advertencia: si los hombres no se convierten y arrepienten, ya no podrá detenerse el castigo de Dios a tanta ofensa y traición a su amor. Un gran castigo se abatirá sobre la humanidad, varias naciones serán aniquiladas, habrá guerra, hambre y persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre.

Tras la Segunda Guerra Mundial ciertamente la humanidad no se ha convertido, por lo que no sería descabellado pensar en una Tercera Guerra Mundial. No se pierdan un audio muy interesante sobre la posibilidad de esta guerra.

También te puede interesar...

Artículo anteriorVICTORIA, bebé que burla la muerte y escapa al crimen del aborto sobreviviendo con 26 semanas
Artículo siguienteExorcista revela a que santos odia más el demonio
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica