Un famoso actor que ha participó en en un buen número de films pornográficos homosexuales comunicó oficialmente que deja el gremio y va a dedicar su tiempo a combatir esta industria y ayudar a personas adictas. Markie More reveló recientemente que va a trabajar con Fight the New Drug (Combatir la nueva droga), una asociación para prevenir que las personas sean adictas a la  pornografía.

“He tomado la decisión de que dejo esta profesión. Lo hago porque no puedo fomentar actitudes lujuriosas y desviadas. La lujuria es un monstruo, y cuanto más lo alimentas, más hambre tiene”, dijo en las redes sociales. More afirmó que no quiere propagar el odio sino advertir como hace daño a las personas. “He visto cómo destruye a la gente, la amistad, la familia etc. Hace mucho más mal que bien”

Nos recuerda la Iglesia que la pornografía consiste en sacar de la intimidad de los protagonistas actos sexuales, reales o simulados, para exhibirlos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita.

Introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio. Es una falta grave. Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico.