Algunos artistas y personas famosas, tanto hombres como mujeres, han llegado a alcanzar tanto éxito y fama que han llegado a creerse autosuficientes y ha tener un ego tan robusto que han blasmedado contra Dios declarando que no lo necesitan, para su mala fortuna, murieron al poco tiempo.