El fallecimiento por suicidio de Chester Bennington, líder del grupo Linkin Park, marcó ciertamente a su amigo el cantante Daddy Yankee, que expresó sus fuertes convicciones religiosas y señaló a Cristo, como el amigo que nunca que falla.

El artista se quitó la vida ahorcándose y su amigo Daddy Yankee tuvo palabras compasivas para él, aunque indicó que EL SUICIDIO NO ES LA SOLUCIÓN.

La Iglesia nos recuerda que cual es responsable de su vida delante de Dios que se la ha dado. Él sigue siendo su soberano Dueño. Nosotros estamos obligados a recibirla con gratitud y a conservarla para su honor y para la salvación de nuestras almas. Somos administradores y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado. No disponemos de ella. El suicidio contradice la inclinación natural del ser humano a conservar y perpetuar su vida. Es gravemente contrario al justo amor de sí mismo.

Ofende también al amor del prójimo porque rompe injustamente los lazos de solidaridad con las sociedades familiar, nacional y humana con las cuales estamos obligados. El suicidio es contrario al amor del Dios vivo.Si se comete con intención de servir de ejemplo, especialmente a los jóvenes, el suicidio adquiere además la gravedad del escándalo. La cooperación voluntaria al suicidio es contraria a la ley moral.

Lo más impactante es que Daddy Yankee afirmó que lo único que soluciona los problemas es el amor de Dios a través de Jesucristo: “Si pasas por un momento parecido no dudes que JESUCRISTO TE AMA, TE CONSUELA, TE SANA Y TE RESTAURA”, dijo el cantante muy emocionado.

Daddy Yankee dijo que sólo es un ser humano creyente que se compadece por el sufrimiento del prójimo y desea decir a los que están deprimidos o en abismos de crisis, que existe una ESPERANZA llamada JESÚS.

También te puede interesar...

Artículo anteriorSAN LUIS GONZAGA
Artículo siguiente¿Conocen bien los católicos a partir de que momento tomar alcohol es pecado mortal?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica