A las 8 a.m. se detiene la transmisión de la adoración eucarística en vivo de los claretianos mexicanos y ésta desaparece de todos los medios, permaneciendo sin explicación alguna en la página de los claretianos. Una transmisión como ésta, pensada y emitida sin límite de tiempo, se borra del servidor una vez finalizada, sin dejar rastros en el historial de FacebookDe hecho, así sucedió en las otras páginas, pero no en la página mencionada. Allí seguían lloviendo las oraciones, Jesús seguía en el aire, a pesar de que se había detenido la transmisión y las máquinas estaban apagadas.

Noticia completa en COPE

También te puede interesar...

Artículo anteriorTolkien, un verdadero GENIO CATÓLICO….
Artículo siguienteEl famoso cantante Juan Luis Guerra tiene a Jesucristo en el centro de su vida
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica