Un niño murió tristemente debido a que sus padres se negaron a hacerle la transfusión de sangre cuando en ello iba la vida o la muerte de su hijo. El fanatismo irracional de esta secta se sigue cobrando víctimas.

“El hijo menor de una familia de Testigos de Jehova, sufrió un accidente de tráfico, en donde los hierros del coche le partieron el femoral. En el hospital anuncian a la familia que el niño necesita una transfusión de sangre de manera urgente para poder estabilizarlo. Su madre, pese a la insistencia de su su hijo mayor, se negó a firmar la autorización y el niño murió.

El hijo mayor acusa  a los “Testigos de Jehova” y a su madre de haber matado a su hermano menor, porque dicha asociación les prohíbe a sus feligreses que hagan transfusiones de sangre. El hijo mayor insistió todo lo que puedo de una manera desesperada, pero su madre con una sangre fría pavorosa no cedió dejando que muriera el niño de unos doce años de edad. La madre afirma que su hijo volverá en la “nueva vida”, y que Jehova la ha ayudado a superar la muerte de su hijo”.

Les invitamos a ver un artículo anterior de esta página, donde un vídeo explica al detalle todo lo relacionado con esta secta.

Los secretos de los testigos de Jehová al descubierto