Ciertamente esta sociedad decrépita está tocando fondo y podemos comprobarlo cada día viendo algunas de las noticias de lo que pasa en el mundo. Decía Chesterton que cuando el hombre se aleja de Dios puede creer en cualquier cosa, a lo que habría que añadir o hacer cualquier cosa.

El periódico mexicano ‘El Universal‘ publica una noticia que pone los pelos de punta. Una madre que al no poder abortar a sus hijo lo pone en venta por un precio no inferior a 60000 pesos. Ya sería muy triste que una madre venda a su propio hijo por dinero para adopción tras no poderlo abortar, pero la cosa va mucho más allá, la madre afirma con un cinismo diabólico que lo pueden utilizar para tráfico de órganos o para lo que quieran. ¿Puede haber algo más aberrante y de mayor bajeza moral?

El tráfico de órgano ya es algo espantoso, asesinar a una criatura viva y sana para venderla por piezas. Pero ese para lo que quieran comprenderán ustedes que el desaprensivo que compra un bebé no lo quiere para nada bueno y más teniendo en cuenta el peligro del tráfico sexual o de los rituales satánicos que sacrifican bebés.

Afortunadamente aún queda algo de cordura en el mundo y lo los internautas lo han tratado con la dureza que requiere el caso y el indeseable ha quitado el anuncio. A saber que futuro le espera a la criatura con una madre dispuesta a eso. Ninguna época como esta ha superado los niveles de maldad y de bajeza.

Artículo original: El Diestro

 

1 Comentario

Comments are closed.