Les presentamos una fotonoticia impresionante de unos jóvenes amigos católicos laicos de origen oriental que sintieron prácticamente a la vez el llamado a la vida sacerdotal todos ellos y la única chica se hizo religiosa contemplativa. Recemos por las santidad y perseverancia de las nuevas vocaciones en la Iglesia, pues sigue haciendo falta muchos obreros en la mies del Señor.

Recordemos que “el ministerio eclesiástico, instituido por Dios, está ejercido en diversos órdenes por aquellos que ya desde antiguo reciben los nombres de obispos, presbíteros y diáconos” (LG28). La doctrina católica, expresada en la liturgia, el magisterio y la práctica constante de la Iglesia, reconoce que existen dos grados de participación ministerial en el sacerdocio de Cristo: el episcopado y el presbiterado. El diaconado está destinado a ayudarles y a servirles. Por eso, el término sacerdos designa, en el uso actual, a los obispos y a los presbíteros, pero no a los diáconos. Sin embargo, la doctrina católica enseña que los grados de participación sacerdotal (episcopado y presbiterado) y el grado de servicio (diaconado) son los tres conferidos por un acto sacramental llamado “ordenación”, es decir, por el sacramento del Orden:

“Según la tradición, entre los diversos ministerios que se ejercen en la Iglesia, desde los primeros tiempos ocupa el primer lugar el ministerio de los obispos que, a través de una sucesión que se remonta hasta el principio, son los transmisores de la semilla apostólica” (LG 20).

 “Para realizar estas funciones tan sublimes, los Apóstoles se vieron enriquecidos por Cristo con la venida especial del Espíritu Santo que descendió sobre ellos. Ellos mismos comunicaron a sus colaboradores, mediante la imposición de las manos, el don espiritual que se ha transmitido hasta nosotros en la consagración de los obispos” (LG 21).

También te puede interesar...

Artículo anteriorSAN PEDRO Y SAN PABLO poema de Andrés García-Carro
Artículo siguienteImportancia de consagrarse a San Miguel Arcángel en estos tiempos de tanta tentación
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica