Las Carmelitas Descalzas del Monasterio del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María en Viña del Mar (Chile) comunicaron el cierre de la comunidad por falta de vocaciones.

Las religiosas expresaron su gratitud a Dios “por toda esta historia de 130 años a Su servicio en la que hemos sido testigos de Su fidelidad y también del amor y preocupación de la Iglesia, sus sacerdotes que nunca nos faltaron y de tantos amigos, bienhechores y laicos que de uno u otro modo nos han acompañado”.

La Iglesia nos recuerda que “El estado de vida que consiste en la profesión de los consejos evangélicos, aunque no pertenezca a la estructura de la Iglesia, pertenece, sin embargo, sin discusión a su vida y a su santidad” (LG 44).

Consejos evangélicos, vida consagrada

Los consejos evangélicos están propuestos en su multiplicidad a todos los discípulos de Cristo. La perfección de la caridad a la cual son llamados todos los fieles implica, para quienes asumen libremente el llamamiento a la vida consagrada, la obligación de practicar la castidad en el celibato por el Reino, la pobreza y la obediencia. La profesión de estos consejos en un estado de vida estable reconocido por la Iglesia es lo que caracteriza la “vida consagrada” a Dios (cf. LG 42-43; PC 1).

El estado de vida consagrada aparece por consiguiente como una de las maneras de vivir una consagración “más íntima” que tiene su raíz en el Bautismo y se dedica totalmente a Dios (cf. PC 5). En la vida consagrada, los fieles de Cristo se proponen, bajo la moción del Espíritu Santo, seguir más de cerca a Cristo, entregarse a Dios amado por encima de todo y, persiguiendo la perfección de la caridad en el servicio del Reino, significar y anunciar en la Iglesia la gloria del mundo futuro (cf. CIC, can. 573).

También te puede interesar...

Artículo anteriorSI ESTE VIDEO NO TOCA LAS FIBRAS DE TU CORAZÓN “VIVES EN EL VALLE DE LOS MUERTOS”
Artículo siguienteEspectacular conversión de un ingeniero de la NASA
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica