No se pierda esta apasionante predicación para adultos sobre el mal que hace crearse a un Dios a la medida de uno.

También te puede interesar...

Artículo anteriorSan Antonio sana el brazó inmóvil de un ladrón arrepentido
Artículo siguiente¿Por qué dice la Biblia que el número de tontos es infinito?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica