Dios nos ha dado su Espíritu. Esta noticia maravillosa aún tiene que llegar, con toda su novedad y su frescura, a millones de corazones. El tuyo puede ser el próximo.