El prelado Mons. Henryk Hoser, el Delegado de la Santa Sede para el santuario de Medjugorje (Bosnia), acaba de prohibir tomar la Comunión en la mano. La noticia ha cogido de sospresa, especialmente a los peregrinos que tienen la costumbre de comulgar así. Es algo que ciertamente les rompe los esquemas.

El cura encargado de los peregrinos italianos dijo a sus feligreses durante el sacramento del altar “Por disposición del delegado pontificio desde hoy en adelante sólo será posible recibir la Comunión en la boca. Ya no más en las manos”.

La medida fue principalmente para evitar el robo de hostias consagradas por las que llegan a pagar hasta 500 euros. Está bien que sea por esa medida, pero recordemos que la forma más respetuosa de comulgar es tradicionalmente de rodillas y en la boca. La iglesia permite la comunión en la mano en un gran número de diócesis. Medidas así no son habituales y reflejan una gran valentía.

¿Qué dicen los santos de la comunión en la mano?