La dama católica tiene que ser femenina antes que feminista, debe ser modesta, elegante y tener la delicadez propia de la feminidad, como el caballero debe tener las virtudes propias de la masculinidad.

Hoy en día muchas de las feministas han perdido toda la feminidad y defienden el feminismo con un estética que dista mucho de la elegancia de una mujer.

Por eso animamos a las damas católicas a vestir y a ser dignas imitadoras de la Santísima Virgen María, modelo de todas las mujeres.

Feminidad y masculinidad son entre si complementarios no solo desde el punto de vista físico y psíquico, sino ontológico. Solo gracias a la dualidad de lo masculino y de lo femenino lo humano se realiza plenamente. Juan Pablo II, carta a las mujeres 29-VI-1995 Madrid, Documentos palabra DP-60, 152.

También te puede interesar...

Artículo anteriorAtentado con coche bomba en iglesia católica de Siria deja 12 heridos
Artículo siguienteCharito, con 95 años es la política más longeva de España
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica