El Padre Cano habla con su habitual estilo sobre la importancia de que la mujer vaya decentemente vestida y sea pudoroso y discreta.