La estrella de Disney Channel Cameron Boyce ha muerto en Los Ángeles a los 20 años. La familia ha confirmado la noticia a ABC News y ha informado de que la muerte ha sido consecuencia de una enfermedad que el actor y bailarín padecía desde hace tiempo. Boyce era conocido por sus papeles en la serie Jessie y las películas de Los descendientes.

La muerte nos puede sorprender en cualquier momento, pues aún cuando uno está enfermo siempre sorprende un fatídico desenlace. La mejor manera de estar preparado es vivir siempre en gracia de Dios. Muchas personas enfermas tienen tiempo a ponerse bien con Dios, pero no siempre es así.

La prematura muerte de una estrella mediática nos debe hacer reflexionar sobre lo efímera que es la fama, la riqueza y la juventud. De tenerlo todo se puede pasar a no tener nada en un segundo y presentarse en el juicio de Dios. Al final de la vida es lo único que cuenta nuestro destino eterno, de nada sirve la fama el triunfo si no se ha empleado para hacer el bien y lo que Dios de nosotros.

Pedimos oraciones por su eterno descanso, por la salvación de su alma.

ORACIÓN

Padre santo, Dios eterno y Todopoderoso, te pedimos por (el nombre del difunto), que llamaste de este mundo. Dale la felicidad, la luz y la paz. Que él, habiendo pasado por la muerte, participe con los santos de la luz eterna, como le prometiste a Abraham y a su descendencia. Que su alma no sufra más, y te dignes resucitarlo con los santos el día de la resurrección y la recompensa. Perdónale sus pecados para que alcance junto a Ti la vida inmortal en el reino eterno. Por Jesucristo, Tu Hijo, en la unidad del Espíritu Santo.Amén

(Rezar un Padrenuestro y un Ave María)

Dale, Señor, el descanso eterno y brille para él tu luz (3x).