Tomada del libro “Devoción a la Preciosísima sangre de Jesucristo”, esta oración es una de varias reveladas al vidente Bernabé Nwoye por nuestro Señor, como una de sus peticiones al Padre Celestial durante su pasión, para que la oremos diariamente.