“Aunque tratemos de ignorarlo, la esclavitud no es algo de otro tiempo. Ante esta trágica realidad, no podemos lavarnos las manos si no queremos ser, de alguna manera, cómplices de estos crímenes contra la humanidad”, dice Francisco en el video. “No podemos ignorar que hoy hay esclavitud en el mundo, tanto o más quizás que antes”, resaltó el Pontífice. “Recemos por la acogida generosa de las víctimas de la trata de personas y de la prostitución forzada y de la violencia”, concluyó.