Un testimonio muy conmovedor, inspirador, fascinante, maravilloso… María Santísima, es nuestra Madre. Para la Gloria de Dios!