Es inadmisible que un pastor protestante insulte y amenace de una forma tan baja y rastera a un sacerdote católico. Defendamos el honor de este sacerdote tan entregado a la evangelización que siempre defiende con una buena apologética la fe católica en ambientes muy hostiles y fanatizados. NO SE PIERDAN EL VÍDEO