Ígneo Ignacio de ardiente espíritu guerrero,
de noble cuna de estirpe vascongada,
la bala de un cañón fue insospechada
semilla de tu santidad,
pues cojo te dejó y tu ardor guerrero
en fuego transformó
de Fe que expandirías por el orbe entero.
Con tu Compañía de Jesús fuiste el primero
en combatir las herejías de Lutero
y tus ejercicios espirituales nos dejaste
como legado imperecedero.
San Ignacio de Loyola,
para mayor gloria de Dios
y para mayor gloria española.

 

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Puede un católico tener un noviazgo con una chica atea?
Artículo siguienteIncendio destruye una iglesia católica histórica en Texas cerca de Temple
Andrés García-Carro
Andrés García-Carro nació en La Coruña en 1968 y desde 2017 reside en Palma de Mallorca. Fruto de su incursión en la red social Facebook, donde puede decirse que ha creado un nuevo género literario, ha publicado los siguientes libros: Pintadas contra Zapatero, Interactivo, Por amor a España, De mal en Rajoy, Católico, ergo antiliberal, Un aguafiestas en la fiesta de Satanás, Contra la demoniocracia, Por Dios y por España y Reflexiones a la luz de la Fe y doce poemas religiosos. Además ha publicado libros de narrativa, aforismos y poesía. Su voz en defensa del Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo se ha escuchado en las tertulias políticas de Territorio Lince y En la Boca del Lobo, de Cadena Ibérica y Radio Ya respectivamente, así como en algunas entrevistas que le ha hecho Javier Navascués en el prestigioso programa Butacas Vacías de la productora católica Agnus Dei.