Un católico provida,  tradicionalista y férreo opositor a la ideología de género, será a partir de ahora quien lleve las riendas del Parlamento Británico

Owen Jones, columnista de The Guardian, uno de los diarios más influyentes de Inglaterra, comentó en Twitter que Reese-Mogg, quien «se opone al aborto en casos de violación, así como es un feroz opositor de los derechos LGBTQ, es ahora uno de los políticos más poderosos de Inglaterra» .

El periodista también se lamenta que en el nuevo gabinete ministerial no haya ningún representante de la comunidad LGBTQ, mientras que por el contrario, varios reconocidos opositores de la agenda gay hacen parte de el. Cuando en 2017 en el programa Good Morning Britain fue cuestionado por  su oposición al reconocimiento de las uniones homosexuales, Reese-Mogg  respondió «Yo soy católico, y tomo muy en serio lo que enseña la Iglesia católica» .Y agregó, «El matrimonio es un Sacramento y el punto de vista sobre lo que es el matrimonio le corresponde a la Iglesia, no al Parlamento«.

La entrevista también causó un gran revuelo mediático, por la oposición radical de Reese-Mogg al aborto, en cualquier circunstancia.

Razón+Fe