Con la ayuda de su párroco, el padre James H. Kaczynski de la Iglesia Santa María Reina en Texas, consiguió un permiso especial de la Arquidiócesis de Galveston-Houston mediante el cual pudo llevar 6 Hostias Consagradas (cada una partida en 4) al espacio para poder consumirlas una vez por semana mientras estaba en la Estación Espacial Internacional.

NO SE PIERDA LA HISTORIA COMPLETA