El sexo anal, también demominado sodomía, no es lícito en ningún caso, tampoco en el matrimonio, al ser algo contra natura, práctica duramente condenada por Dios (Gn.19:13; Lv.18:22; 20:13), y que es considerada de las “Aberraciones Sexuales”, que son verdaderas abominaciones (I-R.14:24), como el incesto tener sexo con bestias, con muertos o con demonios.

La práctica de esa sexualidad gravemente desviada ofende a Dios, porque atenta contra la práctica natural de la sexualidad. Recordemos que nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo, incluidos los órganos sexuales.

No existe el “sexo anal”, porque el ano forma parte de la sexualidad. Algunos libertinos sexólogos quieren hacernos creer que el ano es una “zona erógena”, con lo cual para ellos el ano es un ógano sexual. Es una aberración y un disparate. El ano se utiliza exclusivamente para la expulsar las heces. Por lo tanto no sólo desde el punto de vista moral sino desde el natural es algo repugnante.

LE ANIMAMOS A VER UN ARTÍCULO SIMILAR APLICABLE AL SEXO ORAL.

El sexo oral también esta prohibido en el matrimonio, no te engañes católico

También te puede interesar...

Artículo anteriorEn España el número de ateos supera al de creyentes prácticantes
Artículo siguienteMuere joven sacerdote David Rodríguez, impulsor de dulces de monjas de clausura
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica