Elisabeth Smart tenía solo 14 años una noche de junio de 2002, cuando comenzó su calvario. Estaba en su cuarto, junto con su hermana, a punto de dormirse cuando de repente sintió un cuchillo en el cuello, seguido de una voz ronca que le decía: “Sal de la cama, ven conmigo o mataré a toda tu familia”. Ese fue el principio de un infierno basado en los abusos, el alcohol y la pornografía.

Su desaparición ha sido una de las más mediáticas de los últimos años, tanto que llegó a denominarse ‘el secuestro del siglo’. Gracias a una extensa investigación policial, la joven fue liberada a los nueve meses y sus captores fueron condenados a cadena perpetua.

Hoy con 28 años, Elisabeth tras años de ayuda psicológica se ha convertido en una activista contra el abuso de menores.

Actuall