La Iglesia Católica, fundada en la Verdad, que es Cristo, es siempre muy razonable y huye del fanatismo, propio de las sectas o de los iluminados. Asistida por el Espíritu Santo tiene autoridad para discernir los signos de los tiempos según una correcta interpretación de la Palabra de Dios.

Sin embargo en los protestantes, que interpretan libremente la Biblia, siempre surgen grupos apocalípticos que sin ningún fundamento relacionan cualquier acontecimiento, basta una simple catástrofe natural, con el fin de los tiempos.

Circula por las redes una foto relacionando el incendio del Amazonas con el inicio del Apocalipsis, algo que tiene ningún fundamento. NO HAGAN CASO A ESOS BULOS ALARMISTAS

Verdadero sentido del Apolipsis

El Apocalipsis de san Juan, leído en la liturgia de la Iglesia, nos revela primeramente que “un trono estaba erigido en el cielo y Uno sentado en el trono” (Ap 4,2): “el Señor Dios” (Is 6,1; cf Ez 1,26-28). Luego revela al Cordero, “inmolado y de pie” (Ap 5,6; cf Jn 1,29): Cristo crucificado y resucitado, el único Sumo Sacerdote del santuario verdadero (cf Hb4,14-15; 10, 19-21; etc), el mismo “que ofrece y que es ofrecido, que da y que es dado” (Liturgia Bizantina. Anaphora Iohannis Chrysostomi). Y por último, revela “el río de agua de vida […] que brota del trono de Dios y del Cordero” (Ap 22,1), uno de los más bellos símbolos del Espíritu Santo (cf Jn 4,10-14; Ap 21,6).

“Recapitulados” en Cristo, participan en el servicio de la alabanza de Dios y en la realización de su designio: las Potencias celestiales (cf Ap 4-5; Is 6,2-3), toda la creación (los cuatro Vivientes), los servidores de la Antigua y de la Nueva Alianza (los veinticuatro ancianos), el nuevo Pueblo de Dios (los ciento cuarenta y cuatro mil [cf Ap 7,1-8; 14,1]), en particular los mártires “degollados a causa de la Palabra de Dios” [Ap 6,9-11]), y la Santísima Madre de Dios (la Mujer [cf Ap 12], la Esposa del Cordero [cf Ap 21,9]), y finalmente una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas” (Ap 7,9).

NOTICIA DESTACA DEL MES

Guilles Bouhours el niño que, guiado por la Virgen, reveló al Papa el dogma de la Asunción