David Rodríguez Luna, joven sacerdote de 40 años que regentaba la parroquia de “Jesucristo, Redentor” en Talavera de la Reina falleció recientemente cuando atendía la capellanía del cementerio de la localidad. Fue el impulsor de una original idea llamada “Feria de dulces de monjas de clausura”.

Gracias a la acción del sacerdote, 63 conventos de toda España pudieron ofrecer más 150 variedades de delicias artesanas con lo que se ayuda así al sostenimiento de estas comunidades religiosas.

Oración por el alma del Padre David.

Te pedimos, Señor,
que tu(s) siervo (s) N., sacerdote (s),
a quien(es) encomendaste durante su vida
el ministerio sagrado,
llegue(n) a participar eternamente
en la gran asamblea de tu Reino.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

***

 

Escucha con bondad, Señor,
las plegarias que te dirigimos
por el eterno descanso de tu(s) siervo(s) N., presbítero(s),
y recibe en el gozo de todos tus santos
a quien(es) en tu nombre desempeñó(aron) fielmente su ministerio.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

***

 

Te suplicamos, Señor,
concedas que el(las) alma(s) de tu siervo(s) N., sacerdote(s),
a quien(es) morando en este siglo,
le(s) adornaste con los dones sagrados,
goce(n) siempre en de la morada gloriosa del cielo.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Un sacerdote querido por sus fieles