Fue noticia sonada en Argentina el hecho de que dos lesbianas bautizaron a su hija por la Iglesia y para más INRI declararon que quieren casarse por la Iglesia, algo absolutamente aberrante y que nunca la Iglesia puede bendecir.

Fue bautizada en la catedral de Córdoba, Argentina, la pequeña Umma Azul, de manos del padre Carlos Varas. El bautizo ha gozado de una repercusión mediática verdaderamente internacional al grado de encontrar un espacio incluso en las páginas de los periódicos de mayor alcance mundial y en los noticieros de tv de mayor audiencia en el planeta. ¿La razón? La madre biológica de la niña, Soledad Ortiz, está unida en gaymonio con otra mujer, de nombre Karina Villarroel. Se trata, por tanto, de una bebé nacida por inseminación artificial que es presentada como hija de una pareja de lesbianas.