Cuando desperté del largo
tiempo de letargo
en que mi alma estuvo dormida
ante las cosas de Dios,
ahí me estaba esperando
como a un amigo San Agustín
para darme la bienvenida
y ocuparse de mí.
¿Quién mejor que él
tratar mi caso podía
y ser mi maestro y mi guía
en la nueva andadura
que yo entonces emprendía?
San Agustín, que antes que santo
esclavo fue como yo
de las pasiones de la carne
y que los ojos a la Verdad
también los abrió tarde.
San Agustín, mi paradigma y mi afín,
que espero me acompañe
y siga guiando hasta el fin.

También te puede interesar...

Artículo anteriorObispo español defiende sacerdocio femenino y el Presidente de la región aplaude
Artículo siguiente¿Cómo ahuyentar al demonio cuando rezamos?
Andrés García-Carro
Andrés García-Carro nació en La Coruña en 1968 y desde 2017 reside en Palma de Mallorca. Fruto de su incursión en la red social Facebook, donde puede decirse que ha creado un nuevo género literario, ha publicado los siguientes libros: Pintadas contra Zapatero, Interactivo, Por amor a España, De mal en Rajoy, Católico, ergo antiliberal, Un aguafiestas en la fiesta de Satanás, Contra la demoniocracia, Por Dios y por España y Reflexiones a la luz de la Fe y doce poemas religiosos. Además ha publicado libros de narrativa, aforismos y poesía. Su voz en defensa del Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo se ha escuchado en las tertulias políticas de Territorio Lince y En la Boca del Lobo, de Cadena Ibérica y Radio Ya respectivamente, así como en algunas entrevistas que le ha hecho Javier Navascués en el prestigioso programa Butacas Vacías de la productora católica Agnus Dei.