La Universidad Pontificia de México hizo público que el seminarista agustino de 25 años de edad, Miguel Ángel Mendoza Matamoros, fue secuestrado recientemente al volver de su comunidad San Francisco Xochiteopan, en Atzitzihuacán.

“Pedimos a los alumnos, maestros y amigos de la Universidad Pontificia de México hacer oración por la pronta recuperación de nuestro hermano y compañero, pero pedimos -especialmente a quienes han perdido el sentido de la vida- respetar la integridad de Miguel Mendoza y devolverlo a sus padres, quienes claman a Dios por su hijo”.

Oración por las Víctimas de un secuestro

Señor, tu palabra dice que, si nos humillamos ante Ti y buscamos Tu Rostro, Tú sanarás nuestra tierra.

Dios Santo, ¡escucha el clamor! Mira el sufrimiento, el cruel y sanguinario tormento; la dolorosa angustia, las lágrimas, los gritos de dolor de todos aquellos que en este momento están siendo o fueron víctimas del secuestro.

No tenemos palabras para explicarte, oh Dios, algo que Tú ves y conoces mejor que nosotros.

Señor, mira el dolor, la tristeza de sus familias. Mira a todas las madres sumidas en la obscuridad de la incertidumbre y la espera; las esposas que han tenido que enfrentar solas la desesperación.