TRECENA DEL GLORIOSO SAN ANTONIO DE PADUA

Se refieren los milagros de miembros y bienes perdidos, y luego recobrados.

Habiendo perdido un Caballero de Trento dentro de un lago una sortija guarnecida de piedras preciosas de gran valor, y habiendo dispuesto el Guardián de los Frailes Menores que se cantase una Misa al Santo por el hallazgo de aquella joya, les envió en señal de agradecimiento el dicho Caballero un pescado que había comprado en la plaza, y habiéndole abierto los Religiosos, encontraron dentro la sortija, y se la volvieron a su dueño, que rindió las debidas gracias al Santo.

Oración a S. Antonio

Milagrosísimo Antonio, perfecto reparador de los estropeados, y lisiados, yo te suplico humildemente en este día que a todos los fieles que están impedidos alcances de Dios con tu intercesión entera salud; y a aquellos que hayan perdido alguna cosa les consigas el hallazgo de ella; rogámoste sobre todo, que aquella divina gracia que yo, y otro cualquier cristiano hayamos perdido por nuestros pecados, la recobremos por tu mediación a los pies del Confesor, ilustrando nuestro entendimiento para que allí depongamos nuestras faltas. Amén.

También te puede interesar...

Artículo anteriorConozca como se produce el éxtasis de los santos
Artículo siguienteLa terrible pesadilla del síndrome post aborto
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica